Seguimos viajando junto a Nolberto Pezzati, que nos deleita con el relato de otro de sus itinerarios por destinos extraordinarios. Esta vez, Myanmar, una experiencia colmada de lugares sorprendentes, de momentos compartidos con la gente de cada pueblo, de artesanías que recuerdan su cultura, y de anécdotas de viaje.

“El circuito se convirtió en un placer día a día, mientras descubríamos siempre algo distinto, intenso.”

Yangón

“Romy fue nuestro guía durante todo el recorrido por Birmania. Y digo Birmania porque él se refirió con ese nombre al actual Myanmar durante todo el viaje, un birmano de ley. Nos estaba esperando en el aeropuerto de Yangón, la capital, una ciudad por momentos caótica. Allí comenzó nuestra experiencia en este país que despierta al turismo con una riqueza de atractivos excepcional.

Yangón myanmar birmania

Lo más impresionante en Yangón es la pagoda Shwendagon, la más grande y antigua del mundo, con casi cien metros de altura y parcialmente cubierta con el famoso pan de oro, que preside un complejo de varios templos dedicados a la práctica budista. Un lugar donde esperar el crepúsculo es obligatorio ya que se potencia el brillo de los revestimientos y las piedras preciosas de las estupas, que junto a las ofrendas lo convierten en un sitio con una magia especial. Al llegar el atardecer se comienzan a ver hileras de velas que rodean a los templos mientras los peregrinos se arrodillan con devoción para ofrendar sahumerios, frutas, flores… Se trata de la pagoda más sagrada para todos los budistas del país por contener algunas reliquias de Buda como ocho cabellos de Siddharta Gautama. Aquí es posible conectarse con monjes budistas de todas las edades y participar de ceremonias en los templos permitidos. ¡La sorpresa fue encontrarnos con un monje argentino! Compartimos con Lisandro una ceremonia budista y también una extensa charla en la que nos contó cómo pasó de ingeniero y profesor de inglés a convertirse en monje budista, abrazando esta religión y una vida absolutamente diferente. Momentos movilizadores si los hay.”

Yangón 2 myanmar birmania

Bagán

“Y llegamos a la ciudad de las dos mil pagodas. Seguimos asombrados por la variedad y cantidad de pagodas, monasterios y templos en condiciones de ser visitados. En Bagán realizamos un paseo imperdible por uno de sus mercados, pleno de colores y una variedad increíble no solo de alimentos sino de artesanías típicas de la cultura birmana. Tuvimos la oportunidad de asistir a talleres de artesanías donde pudimos observar in situ el trabajo de los artesanos locales que elaboran sus productos con extrema dedicación y detalle. Es notable cómo un mercado puede decir tanto de una cultura sin necesidad de palabras, por eso este tipo de visitas son imprescindibles en cualquier viaje.”

De Bagán a Mandalay en barco

“Hubo que madrugar en serio. Iluminando con nuestros celulares, atravesamos un campo agreste hasta llegar a la angosta planchada para abordar la embarcación. La pasarela consistía en una caña de bambú custodiada por un par de marineros. Nos instalamos en el barco y a los pocos minutos ver el amanecer desde este lugar justificó, con creces, habernos levantado tan temprano. Navegamos nada más ni nada menos que doce horas por el río Irrawady, un trayecto sumamente interesante que ofrece la posibilidad de observar a una y otra orilla las costumbres y el trabajo de los lugareños, en un rincón del mundo donde el tiempo parece haberse detenido hace años. El recorrido se hace entretenido por lo pintoresco y dinámico del paisaje, que se complementa con un rico desayuno, un rato de sol y un placentero almuerzo. Y cada foto se convierte automáticamente en una postal.”

Mandalay

“Importante centro cultural, económico y educativo del norte del país, Mandalay fue la última capital real de Myanmar, y posee más de 700 pagodas y varios monasterios. Aquí la nota de color fueron los grupos de estudiantes locales con quienes nos encontramos en diversas visitas y compartimos fotos y sonrisas, aún con una escasísima posibilidad de diálogo. En esta región el cultivo de teca es uno de los más importantes. Infinidad de tallas se realizan en esa madera cuyos atributos permiten gran fidelidad en las esculturas y los bajo relieves, que son magníficos al igual que los encajes de los revestimientos y muebles. De hecho uno de los más interesantes atractivos de la zona es el puente U-Bein, el puente de madera de teca más largo del mundo con más de 1,2 km de largo; excelentemente conservado, por él pasan miles de personas y por debajo, cientos de embarcaciones coloridas cada día.”

mandalay birmania myanmar

Inle Lake

“El broche de oro. Del aeropuerto nos dirigimos navegando en una barcaza hacia el hotel. Atravesamos abundantes plantas flotantes para llegar a un lugar extraordinario donde las casas están en el lago, construidas sobre pilotes. Las costumbres ancestrales de la vida rural de Birmania se hallan totalmente vigentes en estos pueblos flotantes, donde los pescadores siguen pescando como lo hacían sus abuelos, remando con un pie y sujetando el remo con la mano, con una habilidad asombrosa. En Inle Lake, nos impactó también la visita al monasterio Shwe Yan Pyay enteramente edificado con madera de teca, famoso por sus ventanas ovaladas. Para finalizar la estadía, disfrutamos de un espectáculo excepcional de la etnia de la montaña.”

Inle Lake birmania myanmar

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *