Un nuevo circuito de trekking conectará a Puerto Pirámides con el asentamiento de lobos marinos de un pelo situado en Punta Pirámide, sumando así un atractivo más a este reducto de diversidad de vida único en el planeta.

Con el Golfo San José al norte, el Golfo Nuevo al sur y unida al continente por el Istmo Carlos Ameghino, Península Valdés alberga una extraordinaria concentración de hábitats naturales para la conservación “in situ” de especies en peligro de extinción. Esta característica fue suficiente justificación para que la UNESCO incluyera a esta Área Natural Protegida en la lista de Patrimonio de la Humanidad en el año 1999.

El único centro urbano es Puerto Pirámides. Desde la pequeña localidad parten las embarcaciones para realizar el avistaje de ballenas en el Golfo Nuevo, una experiencia emocionante. Península Valdés recibe la población reproductora de ballenas francas australes de mayor tamaño del mundo. Los cetáceos arriban en mayo a fin de reproducirse, permaneciendo en las aguas de la región hasta diciembre, cuando emigran nuevamente. El resto del año también se avistan delfines y toninas overas.

península valdés ballenas

En el extremo sur de la península, la reserva de Punta Delgada alberga al mayor apostadero continental de elefantes marinos del sur. También suele vérselos en Punta Norte o en Caleta Valdés, donde -entre septiembre y abril- anidan los pingüinos de Magallanes para su reproducción.

península valdés pinguinos

A 5 kilómetros de distancia de Puerto Pirámides, Punta Pirámide es la colonia reproductiva de lobos marinos de un pelo de mayor tamaño de Península Valdés, además de tener las mejores postales de los atardeceres. La denominación obedece a una saliente de tierra con forma de pirámide que se adentra en el mar, y permite -durante la primavera- observar las ballenas llegando a escuchar el sonido de sus saltos. La magnificencia del lugar ha dado lugar al “Proyecto Sendero Punta Pirámides”: un sendero de trekking que unirá la zona con Puerto Pirámides. La propuesta, aún en etapa de diseño, se sumará a la actual variada oferta de actividades y atractivos de la península.

Recientemente, las autoridades del área de Conservación y Áreas Protegidas y personal técnico llevaron adelante tareas de relevamiento a fin de realizar la evaluación de impacto ambiental, tomando en consideración las características tanto del sendero como de su entorno.

El circuito se extenderá a lo largo de 4 kilómetros siguiendo la línea de la costa y promete convertirse en una de las mejores experiencias de Península Valdés

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *