En un sabroso recorrido por el Viejo Continente, descubrimos 10 ciudades con exquisitas propuestas de comida tradicional europea. ¡Degustalas con nosotros!

Madrid, tapas y cocido madrileño

tapas madrid comida europea

La capital española es famosa por las tapas, aperitivos habituales en bares y tabernas. Hay una variedad enorme: las gallinejas; las “patatas” (papas) y la tortilla bravas, el omelette español con salsa picante… El plato invernal es el cocido madrileño, un estofado de verduras y carne, con garbanzos y chorizos. También los callos a la madrileña, preparados con vísceras de ternera o cordero, chorizo, morcilla y otros ingredientes; y más “light” hay que pedir la ensalada San Isidro, con lechuga, aceitunas negras, huevo duro y atún. ¿Dulce? Bartolillos rellenos de crema de limón.

Barcelona y la gastronomía catalana

He aquí una cocina compleja. A probar: Faves a la Catalana, legumbres típicas cocinadas en una cazuela de barro con jamón, butifarra negra y cansalada (embutidos), hortalizas y “bolets” (hongos). La Escalivada, a base de berenjena y pimiento rojo asados con aceite de oliva; y el Calçots, cebolla a la brasa con salsa de tomate, pimienta, menta y avellanas. La ensalada tradicional es la Esqueixada de Bacallà, con bacalao, tomate, cebolla, aceitunas, pimiento y huevo duro. Y la lista sigue con un sabroso Fricandó de filetes de ternera con ciruelas, piñones, tomates, cebolla y “rovellons” (hongos). De postre, Crema Catalana, o Panellets, hechos con almendra molida, azúcar, limón, piñones, coco y cacao.

Niza, sabores de la Costa Azul

Ratatouille niza comida europea

Estrella no solo del cine, sino también de la región de Provenza, la Ratatouille es protagonista en Niza. Lleva ajo, pimientos, ajo, calabacín, cebollas y berenjenas, que aportan los diversos colores, y aromas a tomillo, laurel, albahaca y orégano. Es muy versátil, pues se acompaña con arroz, papas o funciona como guarnición de alguna carne o pescado. A la hora de lo dulce, un “Beignet”, especie de buñuelo de fruta espolvoreado con azúcar.

Roma, para todos los gustos

gnocchi-romana comida europea

Cocina de muchas influencias, elegimos comenzar con los “carciofi alla giudea”, alcauciles con oliva, o los “filetti di baccalá”, bacalao en mantequilla. Pero no hay como las “bruschettas”: pan tostado con oliva, ajo, sal y los ingredientes que quieras por encima. Luego unos clásicos “bucatini all’amatriciana” y sus taquitos de cerdo; los “spaghetti alla carbonara” con el típico queso pecorino de la zona; o unos suaves “gnochi alla romana” cocidos en leche. Hay que incursionar en el “abbachio alla romana”, espectacular guiso de cordero; y en la “porchetta d’Ariccia”, aromática carne de cerdo; o los célebres “saltimbocca alla romana”, rollitos de carne, jamón y salvia… deliciosos! Esta vez, el postre es un “timballo di ricotta”, con canela.

Florencia, lo mejor de la campiña

castagnaccio comida europea

De una fresca ensalada de “Pomodoro” (tomate) y mozzarella con el mejor oliva, a una “Zuppa di cipolle”, sopa de cebolla con pan tostado y queso gratinado; o “Crostinis di fegato”, pan tostado con paté de hígado de pollo. La “Finocchiona” es un fiambre de cerdo muy popular que suele comerse con pan, queso curado y un vaso de vino. La pasta típica es “Pappardelle sulla lepre”, cuya salsa es de carne de liebre o conejo con tomate, ajo, perejil, laurel, oliva, y vino tinto. Entre las carnes, las “Bistecchine di maiale” (chuletas de cerdo) que se asan al fuego de leña. El toque dulce es “Schiacciata alla fiorentina”, un pastel glaseado relleno con crema o chocolate. También el “Castagnaccio”, de castañas con piñones, pasas, nueces y romero.

Venecia, risotto & gelato

 

gelatto venecia comida europea

Por la mañana las calles de la ciudad huelen a café espresso y a brioche, un delicioso pan dulce. El risotto es el plato estrella, el más famoso se llama “risotto risi e bisi” y lleva jamón serrano, arvejas, hongos y queso Parmigiano rallado. Sorprendente es el “fegatto alla veneziana”, un plato con mucha técnica a base de hígado de ternera cocido en cebollas caramelizadas y ajo. El pez San Pedro es popular en los restaurantes, y delicadísima es la “Grancevola alla Veneziana”, cangrejo con especias, manteca y vino blanco. Venecia es conocida por tener las mejores heladerías de Italia, y hay que certificarlo.   

Innsbruck, delicias de la montaña

cerveza innsbruck comida europea

Una impresionante variedad de sopas combate los gélidos inviernos tiroleses: “Frittatensuppe”, con crepe en tiritas; “Rindsuppe”, con cerdo; “Speckknödelsuppe”, con una albóndiga llamada Knödel, que además es en sí otra comida europea típica y puede estar hecha de papas, harina o carne. Y entre los principales más célebres: “Käsespätzle”, gnochis de papa con queso y cebolla frita; y “Innsbrucker Gröstl”, salteado de papas, tiras de carne y cebolla. El queso Graukäse es el rey de los productos tiroleses, con Denominación de Origen que garantiza que está hecho con leche de vacas del Tirol. El postre tradicional es, sin dudas, el Apfelstrudel, de hojaldre y manzana, y es imposible no detenerse a beber una Pils, Märzen o una Weizen.

Zurich, los quesos más exquisitos

quesos zurich comida europea

Es la oportunidad de probar los mejores quesos suizos, y por supuesto la típica fondue con emmenthal, gruyere y appenzeller. Los guisos son muy populares, como el “Zürcher Geschnetzelte”, a base de carne de ternera, riñones, champiñones y una salsa de crema con vino blanco; la “tomatensuppe” (sopa de tomate), y el famosos “rösti” con papa rallada, cebolla y tocino. Como final una buena elección es el Zuger Kirschtorte, un pastel con gotas de kirsch y capas de merengue de nuez y crema.

París, donde la cocina es sinónimo de arte

opcion crepe paris comida europea

Imposible resistirse a estas tentaciones. Un must super clásico es la “Soupe a L’Oignon” o sopa de cebolla, y también los exquisitos omelettes rellenos. Luego aparecen especialidades como el “canard a l’orange”, pato a la naranja; o el “Coq au vin”, pollo y vegetales con vino y finas especias; los “escargots”, deliciosos caracoles sazonados con ajo, mantequilla y perejil y el “Foie de canard”, exquisito paté de pato preparado al gusto. Además, el Quenelle, acompañado con carne de ternera o ave, con salsa bechamel o de tomate; y también es tradicional la tabla de quesos antes del postre, cuya selección puede incluir camembert, brie, roquefort, boursin y el vieux boulogne. Como postre hay exquisitos petits fours y crepes con variadas salsas.

Lourdes, aromas de los Pirineos

Garbure lourdes comida europea

Los porotos blancos de Tarbes, la cebolla de Trebons, la trucha, el cordero y la castaña de los Pirineos, son los ingredientes inexcusables en Lourdes. Platos a probar: la “Garbure”, vigorizante sopa de verduras y porotos blancos con carne confitada y el famoso camayou (hueso de jamón del país). El pato y la oca se consumen de todas las formas posibles: confitados, en foie gras, en conserva, en estofados, magrets ahumados… Para endulzar el paladar, unos caramelos Malespine, elaborados con agua de la Gruta de Lourdes, y aromas naturales de menta o anís.

Probar los platos típicos de cada lugar es una de las formas más interesantes de conocer una cultura. ¡No te pierdas estas experiencias y disfrutá de la comida europea!

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *