Río, puerta de entrada a Brasil, representa la cultura de un pueblo reconocido por su carisma y alegría. Es una ciudad con deslumbrante arquitectura, exquisita comida, y múltiples atracciones que la hacen única. Por eso, si todavía no planeaste tus vacaciones y buscás destinos para esquivar los cinco kilos de ropa que llevás diariamente al salir de tu casa, te recomiendo Río de Janeiro.

¿No estás convencid@? Te cuento por qué todo aquel que visita la “cidade maravilhosa” termina amándola.

Sus extraordinarias playas

Sin dudas, Río cuenta con diversas opciones para los amantes de las playas, así que ¡prepará la malla y el protector solar!

Entre las más conocidas se encuentran: Copacabana & Leme, con sus 4 kms de playas, infinidad de canchas de vóley, paddle y fútbol, y una ciclovía para los que desean ejercitarse en vacaciones; Ipanema, con sus famosas divisiones en “postos” o puestos de guardavidas y sus numerosos locales comerciales, bares y restaurantes; Leblon, al sur de Ipanema en un entorno tranquilo, ideal si viajás en familia con niños. Y, por supuesto, Aproador, entre Copacabana e Ipanema, opción perfecta si sos fanático del surf.

Su ritmo nocturno

En Río se respira samba en todos sus barrios, por eso para vivir una experiencia musical completa te recomiendo visitar uno de sus clubes, bares o aprovechar el momento si los músicos se reúnen en la calle.

Naturaleza y una maravilla del mundo

La capital del Estado de Río de Janeiro ha sido bendecida por su naturaleza exuberante.  Entre sus clásicos se encuentra el Parque Nacional da Tijuca, hoy en día el parque nacional más visitado del país. Este protege al bosque urbano más grande del mundo, casi destruido por las plantaciones de café en el siglo XVII.

¿Por qué visitarlo? Es indiscutible que Río no sería considerada la “ciudad maravillosa” si no fuera por este gran macizo verde emplazado en el corazón de la metrópoli y, sus aproximadamente seis millones de habitantes. Pero, principalmente, es reconocido por dar marco a las principales postales de Brasil: el Cerro Corcovado con su famoso Cristo Redentor, una de las siete maravillas del mundo; la Vista China en honor a la comunidad homónima que introdujo el té en Brasil; Pedra da Gavea, el monolito más grande cerca del mar; y Painswick, vía de acceso al Cristo Redentor, imperdible por sus fuentes de agua mineral y vistas únicas de las playas de Copacabana e Ipanema.

Su comida

¡En Brasil no hay forma de no enamorarse de una buena caipirinha! Ya sea en la playa o en un bar, capirinhas hay de sobra. Tampoco podés dejar de probar la feijoada, un guiso de frijol negro realizado con varios tipos de cerdo y ternera, clásico de la cocina carioca.

Los cariocas y sus barrios

Río es amada por la variedad de facetas y contrastes que presenta, por la identidad cultural de sus barrios y por su gente alegre y divertida. Por ello, conocer sus barrios es fundamental para comprender un poco más la cultura e historia del pueblo carioca.

Imperdibles de Rio de Janeiro

Ya sea porque son emblemáticos o exóticos, la lista de atractivos en Río de Janeiro es prácticamente infinita, por eso te dejamos algunos imperdibles en tu visita:

  1. La iglesia Catedral de Río de Janeiro: en forma de pirámide truncada (realmente única e imponente)
  2. El Pan de Azúcar: clásico de la ciudad con increíbles vistas de la Bahía de Guanabara y la ciudad
  3. El Estadio Maracaná
  4. El Jardín Botánico
  5. La famosa Escalera de Selarón, con 215 peldaños cubiertos por más de 2 mil azulejos de distintos colores y formas.

¿Qué más? Si querés aprovechar tu estadía en Brasil y conocer un poco más, entonces te recomiendo combinarlo con destinos deslumbrantes como Arraial do Cabo, Ilha Grande o Paraty.

Por todas estas razones y más ¡No hay otro lugar como Río!

¿Qué opinás? ¿Dónde te gustaría pasar tus próximas vacaciones? ¿Qué es lo que más te gusta de Río?

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *