Famoso por el colorido mercado artesanal que tiene lugar en su plaza principal, este poblado mestizo es punto de parada obligado para quienes visitan Cusco y Machu Picchu. ¡Recorrelo con nosotros!

A casi tres mil metros sobre el nivel del mar, a unos 45 minutos de viaje en bus desde Cusco, se encuentra Pisac. Es un pueblo mestizo, es decir construido sobre restos indígenas por el virrey Francisco de Toledo en 1570 (el mismo que decidiera el descuartizamiento de Túpac Amaru).

El famoso mercado artesanal de Pisac

Casas de adobe, paredes blancas, balcones azules y techos de tejas a dos aguas son característicos del lugar, y su plaza principal el atractivo más convocante. Llena de color, ofrece a la venta una inmensa diversidad de artesanías. El mercado se instala martes, jueves y domingos, días en que llegan numerosos visitantes para elegir recuerdos de un viaje que invariablemente resulta inolvidable. En esta tradicional feria artesanal podés encontrar desde mates burilados, objetos de cerámica, sombreros de paja, artículos textiles de alpaca, instrumentos musicales, pinturas, antigüedades y hasta incluso joyas, especialmente de plata.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un gran Parque Arqueológico

A 9 kilómetros del pueblo, construcciones incaicas agrupadas en seis ciudadelas conforman el Parque Arqueológico de Pisac, uno de los paisajes más representativos de la arquitectura e historia de la zona. Como las demás ciudades pertenecientes al Cusco, Pisac constituye un centro arqueológico de gran relevancia, que amalgama místicas construcciones incas y la riqueza natural del Valle de Urubamba. Los estudios señalan que se trató de la hacienda real del inca Pachacutec. En el parque, conformado por numerosas plazas y barrios, se encuentran tanto espacios de uso doméstico, como otros ceremoniales.

En el sector más alto del complejo arqueológico se halla el Intihuatana, una piedra sagrada, lugar donde los sacerdotes incas rendían culto al sol y que también era utilizado para establecer el cambio de estaciones o como observatorio astronómico. De hecho, éste último es uno de los sitios más reconocidos de Pisac.

intihuantana pisac
intihuantana

Alrededor del complejo se extienden las amplias áreas de cultivo que dan cuenta del manejo del terreno que tuvieron los incas con el uso de los andenes o terrazas. Allí es fácilmente comprobable cómo los agrónomos incas resolvieron el problema de sembrar en las pendientes de los cerros.

Finalmente, al frente del complejo aparece el Cementerio de Tanqanamarka, donde se estima que existieron alrededor de diez mil entierros, que luego fueron saqueados por los conquistadores.

La misa en quechua

En Pisac es posible asistir a una misa en quechua, en medio de indígenas y varayocs o alcaldes regionales. Cada domingo se celebra, en su antigua iglesia, la misa en quechua, con la presencia de siete Varayocs (quienes portan la “vara” de mando) de las comunidades más altas como Motupa, Saccaca, Viacha, Cotataqui, y Paru Paru.

Si estás pensando en conocer Perú y vas a viajar a Machu Picchu, no dejes de visitar Pisac y su pintoresco mercado artesanal.

23 Comentarios

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *