Recorriendo las maravillas de nuestro país, esta vez le tocó el turno a la región del litoral, que además de albergar las mundialmente célebres Cataratas del Iguazú, es dueña de muchos otros atractivos espectaculares. Te presentamos cinco para poner en tu lista de espera.

1. Saltos del Moconá

En el centro este de Misiones, dentro de la Reserva de la Biósfera Yabotí, se encuentra el Parque Provincial Moconá albergando un espectáculo natural único: los Saltos del Moconá. Se trata de una falla geológica sobre el río Uruguay -única en su tipo en el mundo- que forma un cañón de tres kilómetros de largo donde se unen cinco ríos provocando caídas de agua paralelas al cauce. Esta singularidad hace que el paisaje varíe dependiendo del nivel del río, así como el acceso al Parque, que depende de la altura del arroyo Yabotí.

saltos del mocona misiones litoral argentino

El Parque Provincial Moconá abarca cerca de 1000 hectáreas y es ideal para la práctica de senderismo descubriendo una impresionante diversidad de vegetación y fauna. El lugar está considerado uno de los últimos refugios para las aves selváticas y los grandes mamíferos como el yaguareté. 

Luego de una breve caminata por uno de los senderos en la selva, se arriba al embarcadero “Piedra El Bugre” desde donde parten las lanchas para experimentar de cerca la fuerza de los saltos.

Fuera del Parque existe la posibilidad de realizar infinidad de actividades en la naturaleza: canotaje por el río Uruguay, kayaking, caminatas por la selva, travesías 4 x 4 y safaris fotográficos, entre otras. Para desconectarse por unos cuantos días…

2. Esteros del Iberá

Situado en la provincia de Corrientes, el Parque Nacional Iberá abarca 183.500 hectáreas pertenecientes a la ecorregión de los Esteros del Iberá. Es la reserva natural más extensa del país. Este inmenso humedal de jerarquía mundial se halla conformado por bañados, arroyos, esteros y más de sesenta lagunas, donde habitan numerosas especies como yacarés, ciervos de los pantanos, lobitos de río, carpinchos, corzuelas, boas curiyu y más de 300 tipos de aves.

Son múltiples las propuestas para disfrutar de placenteros días de campo con actividades de este entorno natural. Paseos en canoa a botador o tirada por caballo, en lancha, senderismo, avistaje de aves, cabalgatas, paseos en carro y safaris nocturnos están entre las más elegidas. La cultura correntina, sus tradiciones, platos típicos y artesanías agregan un plus a cualquier estadía.

A orillas de la laguna Iberá, Colonia Carlos Pellegrini, con sus calles de arena y casas de barro, es la puerta de entrada a este santuario natural. Si bien el pueblo es muy pequeño, ofrece una interesante variedad de servicios turísticos.

No olvides llevar protector solar, anteojos, gorra, repelente y linterna. Y si vas en estación lluviosa vas a necesitar botas de goma.

3. Parque Nacional El Palmar

Preservando la palmera yatay, el Parque Nacional El Palmar es el tesoro de los entrerrianos. Esta especie de palmera es autóctona y llega a vivir entre 200 y 400 años. Sus flores amarillas brindan hermosas vistas, y da un dulce fruto que se utiliza para elaborar licores entre otras típicas preparaciones. Al paisaje de las palmeras yatay se suman la frescura del río Uruguay y la fauna silvestre de la zona para ofrecer una alternativa turística más que interesante.

Cuatro senderos vehiculares y cinco peatonales permiten hacer diferentes recorridos por el Parque. Si elegís las caminatas, el sendero La Glorieta te lleva a transitar por la selva hasta una cascada y termina bordeando el río entre pastizales y palmares. El sendero Yatay atraviesa un denso bosque de palmeras y desemboca en el anterior. El Mollar es autoguiado con cartelería explicativa de las tareas de manejo que desarrolla la Administración para la conservación de los ambientes naturales. La Calera del Palmar también es autoguiado con carteles que dan cuenta de la historia del lugar, y conduce al sitio histórico y a la playa sobre el río Uruguay.

Si te gusta la vida al aire libre, podés quedarte algunos días a disfrutar del Parque, ya que hay servicios de camping y proveeduría. El centro turístico más cercano es Colón, a menos de 50 kilómetros. Sus inconfundibles calles ambarinas se entremezclan con antiguos adoquines y contrastan con una vegetación pródiga que promete buena sombra en los veranos a puro sol. De aspecto agreste, Colón invita al relax en torno a un bello paisaje de río y playas de arenas doradas. Imperdibles: sus termas de agua dulce, las excursiones náuticas, los paseos por las islas y sus sabrosas picadas con quesos de campo.

4. Termas de Villa Elisa

A lo largo del corredor de la Ruta Nacional 14, la provincia de Entre Ríos despliega numerosos centros termales. Uno de los más completos es el complejo de Villa Elisa, que comprende 41 hectáreas con 10 piscinas de diferentes usos y temperaturas. Aquí el agua termal es salada y surge desde los 1036 metros a una temperatura de 40°C. Clorurada, sulfatada-sódica, de fuerte mineralización, tiene múltiples propiedades anti-inflamatorias, antisépticas, dermatológicas y estimulantes del metabolismo. Todas las piscinas contienen agua 100% termal con temperaturas desde los 36°C a los 38°C, hidrojets y espacios calefaccionados para el relax. Una de las piscinas es semiolímpica, otra tiene olas artificiales y la preferida de los pequeños es la plaza acuática.

Velissa es el primer spa lúdico termal del litoral argentino, con un circuito que incluye piscina, sauna, baño de vapor, duchas escocesas y sala de relax.

El concepto comprende mucho más que beneficios para la salud. En Villa Elisa vas a encontrar servicios de alojamiento, gastronomía, deportes (cancha de tenis, fútbol), recreación y un lago artificial de 4 hectáreas donde es posible realizar actividades acuáticas sin motor. Lo rodea un inmenso parque con sombra natural, cuyos senderos son ideales para hacer caminatas o andar en bicicleta. ¿El broche de oro? Un campo de golf de 9 hoyos.

5. Carnaval de Gualeguaychú

Sin dudas, uno de los eventos más famosos del país es el Carnaval de Gualeguaychú que, durante días, llena de música y color las calles de esta ciudad del sur de la provincia de Entre Ríos. Este magnífico espectáculo a cielo abierto se lleva a cabo en el Corsódromo de la Ciudad, ubicado en el Parque de la Estación, un espacio recreativo de 7,5 hectáreas. En la pasarela de 500 metros de largo por 10 de ancho tiene lugar el desfile de comparsas, momento cúlmine la fiesta. Cinco son las tradicionales comparsas de Gualeguaychú: Marí Marí, O’Bahía, Kamarr, Papelitos, Ara Yeví, aunque sólo tres de ellas son las que compiten los sábados de enero y febrero en cada desentierro del Rey Momo. Fortaleciendo las tradiciones culturales, este festejo pleno de magia y alegría convoca a miles de turistas en busca de diversión. Conocido como el Carnaval del País, aquí los más diversos sentimientos encuentran un espacio de expresión entre plumas y lentejuelas. Las carrozas temáticas avanzan al ritmo de los tambores hechizando a los presentes con creativos trajes, bailes y sonrisas. Un ritual que propone una experiencia inolvidable.  

 

Selva, esteros, ríos y saltos… Palmares, termas, sabores y tradiciones… El litoral argentino te espera!!!

Etiquetas

Dejanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *